raphaëlle

“Con el amor no basta”: la Terapia Cognitiva en los problemas de pareja

Blog, Terapia Cognitiva Conductual | 0 comments

de janin

Written by Lic. Paula Puig

“Con el amor no basta” es un libro escrito por Aaron Beck, que trata de cómo superar los malentendidos, resolver los conflictos y enfrentarse a los problemas de pareja.

El autor menciona que, al prestar atención en su consultorio a las parejas que venían a consultar, se encontró con que ellas presentaban variadas distorsiones cognitivas, también presentes y estudiadas con anterioridad en pacientes con ansiedad y depresión: magnificación de lo negativo, descalificación de lo positivo, inferencia arbitraria, etiquetamiento, por nombrar algunas.

Los cónyuges tienen, a menudo, serias dificultades para reconocer y rectificar los juicios erróneos que se hacen mutuamente. Aunque las parejas-que se conocen hace meses e incluso años- crean que hablan el mismo lenguaje, puede haber una gran diferencia entre lo que un integrante dice y lo que el otro escucha. Por lo cual, los problemas en la comunicación conducen a frustraciones, enojos y decepciones. Si ellos se dan cuenta del malentendido antes de que este avance y se acumule con otros, se puede “atajar la tormenta”. La terapia ayuda en esta tarea: clarifica los pensamientos y desenreda nudos en la comunicación.

¿Qué fuerzas mantienen unida a la pareja?

Amar y ser amado están entre las experiencias más ricas que pueden tener las personas: tenemos a alguien que nos consuela, nos alienta y comparte nuestros logros. Algunas, tienen hijos, o concretan otros objetivos vitales juntos, como hacer viajes, con lo cual obtienen más satisfacción. En algunos casos, familiares y amigos también cooperan en que se mantengan unidos. Con todas estas fuerzas juntas, ¿qué puede andar mal? Lo cierto es que también existen otras fuerzas que actúan en sentido contrario, pudiendo disolver la relación: aunque el amor es un ingrediente poderoso, no es el único.

Es importante la habilidad para tomar decisiones juntos, reconocer los errores propios, ser tolerantes con los errores y rasgos particulares del otro y descifrar el mensaje que nos envían. Cada miembro de la pareja desarrolla expectativas con respecto a la persona que ama. Se le atribuyen, a los actos del otro, significados que tienen que ver con el cumplimiento – o no cumplimiento -de esas expectativas.

Un ejemplo que da el autor de interpretación errónea es la situación de una pareja volviendo de una fiesta en silencio en el auto, cuando uno de ellos piensa: “no dice nada, debe estar enojado/a conmigo”. Hizo una atribución a lo que creía que pensaba y también pensó: “debo haberle hecho algo que lo hizo enojar”, y formuló la predicción: “va a querer terminar la relación”. La persona quedó atrapada en una red de inferencias. Otra persona podría pensar: “está cansado/a de la fiesta”. Las predicciones erróneas pueden llevar a la conducta de increpar al otro, generando cierta perplejidad y enojo. Lo que se hace o dice puede ser ambiguo, por lo cual puede ser difícil juzgar el verdadero sentir del otro sin comunicación. Esto sucede porque solemos tener naturalizado leer señales para darnos cuenta de lo que ocurre en la mente de la otra persona. Tendemos a creer tanto en nuestras inferencias como en las cosas que observamos directamente. Cuando se apodera de nosotros un estado emocional, la ambigüedad de lo que vemos nos puede desconcertar y las interpretaciones se basan más en nuestros estados internos, miedos y expectativas. Volver a los hechos y preguntar las dudas que tenemos al otro, son formas de cuestionar nuestras inferencias.

En pacientes con ansiedad y depresión hay una predisposición a procesar la información con más dificultades para encontrar visiones alternativas, llegando a una conclusión rápidamente, con pocas o nulas pruebas. Si pudiéramos evaluar todos los componentes de una situación antes de llegar a una conclusión, sería menos probable que lleguemos a interpretaciones equivocadas. Pero, por lo general, los sucesos pasan a una velocidad que no tenemos ese tiempo, y tenemos formas de interpretar la realidad (esquemas) que vienen siendo utilizados hace años por nosotros mismos para leer el entorno.