La terapia cognitiva conductual en las últimas décadas ha demostrado su eficacia en mejorar la calidad dentro de la relación marital. Una relación de pareja estable predispone a los individuos a un bienestar psicológico saludable y una pareja deteriorada impacta negativamente en la salud mental de cada miembro, en su entorno familiar y social.

Desde el siglo XX y XXI las estadísticas muestran un incremento en los divorcios y una disminución del matrimonio. La relación de pareja tiene la característica de “diada”, (es un grupo de dos) pero diferente a otros grupos. Se unen por amor, por el deseo de estar juntos, compartirlo todo (proyectos, actividades, amigos, momentos difíciles, ser y que sea un apoyo emocional).

La pareja se une con la expectativa de tener una vida llena de amor y armonía y la creencia de que podrán sortear cualquier dificultad. Aunque la satisfacción marital solo se verá con el paso del tiempo. Su modo de interacción está a travesado por la psicología de cada miembro, su experiencia pasada, su familia de origen y su cultura.

Para entender los conflictos de la pareja observamos la diada en su contexto, cómo es la dinámica de acción cuando aparecen desacuerdos, malentendidos, interpretaciones erróneas, comunicación deficiente, soluciones de problemas, resentimiento y enojo. Por ej., cuando un problema se genera por un déficit en la comunicación la pareja ocupa más tiempo en “echarse culpas” que en resolver el problema. Comienzan a escalar hacia el conflicto y las hostilidades; los momentos de felicidad parece que nunca existieron por estar enfocados en todo lo negativo y en atribuir a la pareja las causas de sus desavenencias.

En el manejo de la escalada existen dos elementos importantes la estructura del conflicto y el manejo del conflicto. El primero se relaciona con la incompatibilidad en las necesidades y deseos, por ej., el manejo del dinero, y segundo la interacción de los miembros para resolver esta discrepancia. 

Si el conflicto se resuelve satisfactoriamente da lugar a la resolución del problema; si se resuelve de manera inadecuada se mantiene y puede llegar a agresiones verbales o psicológica (Adriana Lagos, 2021).

La terapia de pareja es un recurso que permite abordar los problemas cotidianos que pueden llevar a la ruptura de la relación. La terapia aporta a los miembros las herramientas para trabajar en los siguientes problemas como;

  • En la comunicación disfuncional: enseñar a la pareja mediante la técnica “hablante – oyente” a expresar los pensamientos y sentimientos. Cuando un miembro habla en su nombre el otro solamente escucha y luego debe decir lo que entendió.

  • El déficit en la resolución de problemas: intervenir ayudando a encontrar formas más adaptativas de resolver los conflictos reduciendo los intercambios negativos y aumentando los positivos.

  • La falta de compromiso de uno de los cónyuges: trabajar en psicoeducación para respetar y valorar a la pareja, cumplir los acuerdos y cuidar del bienestar del otro. Crear confianza mediante conductas adecuadas y simples de cada día.

  • Las atribuciones que hacen los miembros: brindar a la pareja psi coeducación para que sean conscientes del proceso de lo que está sucediendo, que cada uno se responsabilice de su obrar y no atribuya la culpa a su pareja.
    • Las expectativas de los miembros: trabajar sobre las expectativas irreales que tienen de su pareja que al no ser satisfechas puede dar lugar a la frustración y a una respuesta hostil.

    Se instruye a los miembros sobre las herramientas para que alcancen las soluciones pero el psicoterapeuta no debe aportar las soluciones.

    La terapia de pareja no es salvar a toda costa el matrimonio sino ayudar a comprender su forma errónea de pensar y actuar aumentando las conductas agradables y disminuyendo las desagradables antes de que los pensamientos negativos socaven el bienestar de la relación marital. Cabe destacar que la terapia cognitiva conductual como otros modelos siguen investigando los conflictos en las relaciones de pareja para una intervención aún más eficaz.

    Related Articles

    Related

    Los estereotipos de género como reglas verbales que gobiernan nuestras conductas

    Las representaciones culturales (entre ellas las de género) son un conjunto de ideas, creencias y significados empleados por la sociedad para estructurar y organizar la realidad. Estas se transmiten a todos sus miembros a través de diversos mecanismos socioculturales. El género es una representación cultural, que contiene ideas, prejuicios, valores, interpretaciones, normas, deberes, mandatos y prohibiciones sobre la vida de las mujeres y de los hombres.

    read more