Trastorno por déficit de atención

Blog, Sin categoría, Terapia Cognitiva Conductual | 0 comments

El diagnóstico escondido. Solapado, camuflado, escondido… así se presenta el TDAH generalmente en la consulta.

Pocas veces escuchamos como motivo de consulta: «Creo que tengo TDAH porque lo vi en las redes y me re identifiqué con lo que decían «o « Me cuesta mucho seguir la clase en la facu y ni que hablar de tomar apuntes. Cuando tengo que dar un examen es tremendo, no puedo organizarme, no logro concentrarme, bah! Casi ni logro sentarme, me pongo a hacer cualquier otra cosa “

Lo más frecuente es que cuando preguntamos por el motivo de consulta nos digan que consultan por depresión, falta de motivación, o por preocupación excesiva por ejemplo.

A veces pareciera eso, una depresión solamente, pero si indagamos un poco más, la persona puede decir que está muy desmotivada, muy agotada, que no da más. Que el trabajo le preocupa mucho, que se le hace muy difícil, que siempre va atrasada , que los proyectos quedan a medias, y le cuesta un montón concentrarse, planificar.

Sumado a esto el contexto no ayuda, las críticas no tardan en aparecer: `sos muy lenta, deberías esforzarte más ` o ` y claro…. Si no pones voluntad es muy difícil, empecemos por las llegadas tarde y de ahí en adelante es todo medio un caos, siempre hay que estarte atrás «. La persona empieza a acumular altos grados de malestar, sumado a la impotencia de que nadie ve el sobreesfuerzo que hace. Esto tiene un impacto directo en el ánimo y en la autoestima, sintiéndose una vez más ineptos, tontos o incapaces. Los niveles de frustración se elevan, la bronca y la desesperación también. Por ende, las estrategias de evitación del malestar se pongan en marcha con mayor fuerza, como por ejemplo la procrastinación, las ausencias laborales, o el quedarse horas jugando juegos o en las redes. Después viene la culpa.

Así, deprimidos, agotados, sin energía pueden llegar a consulta. Por eso es muy importante preguntar qué es lo que está detrás de `no puedo más con el trabajo « por ejemplo.

Un problema común añadido son los trastornos del sueño, por eso es crucial averiguar bien que es lo que pasa. Muchos se quedan trabajando por las noches hasta altas horas para tratar de ponerse a tono con lo que no hicieron durante el día, otros se quedan jugando o mirando videos en youtube, o IG, tiktok para aliviar el malestar que les ocasionó el día laboral. Por la mañana generalmente se despiertan destrozados, y hay que trabajar … Pero cómo ???? si no pueden casi levantarse. Entonces entender bien por qué no duerme bien, o por qué se acuesta tan tarde , por qué le cuesta tanto levantarse sin poner 100 alarmas y además comprender los para qué ( por ejemplo si mencionan que se quedaron jugando )

Otros de los motivos de consulta son los pacientes que llegan con multi-temas: por ejemplo, cuando a lo largo de la entrevista nos cuentan que les va maso en el trabajo, y que con la pareja tienen muchos problemas y está todo medio mal, que no se sienten bien consigo mismos.

En estos casos donde pareciera que hay un estado de malestar generalizado en varias áreas, es muy importante indagar las causas que dan lugar a los problemas. Por ejemplo, no es lo mismo estar mal con la pareja porque uno quiere vivir acá y otro en el exterior, a que peleen continuamente porque la casa es un caos, o porque olvidan siempre las llaves o porque olvidaron pagar las cuentas. No es lo mismo.

También podemos escuchar casi con vergüenza cuando nos cuentan que les llegó la tarjeta explotada y ya no saben qué decirle a su pareja. Entonces las compras compulsivas también son una puerta de entrada a la terapia y a su vez una señal de alerta para los terapeutas.

Entonces lo que puede mostrar el paciente que aparece en la consulta con estos multi-temas, no son varios problemas que se suman sino un abanico para pensar en grande, y es el TDAH haciendo eclosión en varias áreas. Recién vimos el tema en relación a la pareja pero también estaba el área laboral donde el paciente puede relatar atrasos en las entregas, llegadas tarde, ausencias, fallas en la organización, planificación, estimación del tiempo, con la consecuencia de no llegar a cumplir con las demandas y el miedo a quedarse sin el empleo.

Todas estas afectaciones en las diferentes áreas, pueden llevar a la persona a desarrollar un estilo preocupativo (que casi siempre lo vemos en las personas con trastorno por déficit de atención), aumentando los niveles de estrés y la consecuente disminución de ánimo. Algunos utilizan mecanismos para regularse el malestar como la evitación, la procrastinación , o las adicciones con o sin sustancia como por ejemplo jugar compulsivamente, comer en exceso , entre otros.

No olvidemos que la desregulación emocional y la impulsividad son dos elementos importantes a la hora de hacer la evaluación diagnóstica.

Resumiendo un poco hasta acá, el TDAH lo podemos ver escondido en problemas de pareja, académicos, laborales, en los trastornos del sueño, las compras compulsivas, depresión , los trastornos de ansiedad, más frecuentemente el trastorno de ansiedad generalizada alias preocupación excesiva, y la ansiedad social

En relación a la ansiedad social pueden decirnos que les cuesta estar con gente o hacer amigos, que les da algo de vergüenza o miedo a decir algo, que se sienten que no encajan, que se sienten raros, etc. A veces los amigos les marcan lo colgados que son, o que llegan tarde a las citas o les piden que se fijen más el celu por si hay que arreglar algún plan. En algunas situaciones no saben qué decir cuando alguien les dice algo, quedan en blanco y esa sensación de no haber podido responder en el momento muchas veces los tortura. Otras veces el superponerse a la conversación de otros también genera incomodidad si alguien se los marca. Algunas de las creencias asociadas son: « me siento un tonto `, «un raro`, `no encajo «. Muchas veces acompañado de fuertes sentimientos de soledad.

Otras veces consultan por las comorbilidades, por ej. , Trastornos Bipolares o Trastornos del espectro autista. Es muy importante que ante estos diagnósticos se evalúe TDAH también, ya que estamos hablando de los primos hermanos del TDAH, por lo tanto la concurrencia de estos diagnósticos es frecuente. Por ejemplo con los Trastornos Bipolares comparte la desregulación emocional y los cambios de humor, pero en el TDAH esto es secundario a la frustración y la baja autoestima derivada de problemas sociales, académicos y laborales, con un curso longitudinal, mientras que en las bipolaridades hay ciclos de irritabilidad importantes a veces con agresividad.

Ambos diagnósticos presentan distractibilidad y dificultad para dormir. Ambos pueden asociarse a consumo de sustancias, compras compulsivas, o manejo temerario. Ambos pueden tener propensión a accidentes. Ambos pueden estar juntos en una misma persona o no.

Otra comorbilidad por la que puede acudir el paciente a terapia es el TOC. Los mecanismos de chequeo pueden solaparse entre ambos diagnósticos en algún momento, por eso es importante estar atentos a eso. En algunos pacientes con toc vemos desorden en sus casas, a veces propio de algo de la sintomatología del toc, a veces conviene indagar a ver si no está escondido el TDAH atrás.

Otros consultan porque necesitan bajar de peso y no lo logran, y creen que una terapia podría beneficiarlos .Muchas veces los trastornos alimentarios (más para el lado del sobrepeso /obesidad) están dándonos una llave para investigar el trastorno por déficit de atención (que a esta altura ya no entendemos bien por qué se llama así). Comparten mecanismo como la impulsividad y la desregulación emocional, la intolerancia al malestar, la intolerancia a la espera. Por ende a estar atentos de no pasar por alto el trastorno.

Algunos diagnósticos que pueden confundirnos son las situaciones donde la persona ha sufrido trauma, porque lo que vemos son muchas veces fallas atencionales, olvidos y dificultades para enfocarse. También notamos que experimentan intolerancia al malestar y mecanismos de evitación experiencial. Muchas veces estas situaciones clínicas van de la mano ya que muchas personas con TDAH reportan historiales de maltrato o bulling en su infancia y adolescencia. Estas memorias de trauma a menudo siguen vivas hoy y llevan tanto tiempo ahí y acá que van erosionando la personalidad, que junto al TDAH que es un trastorno del neurodesarrollo, a veces el daño es muy profundo y las creencias sobre sí mismos que se van gestando son devastadoras.

El TDAH lo podemos ver escondido en problemas de pareja, académicos, laborales, en los trastornos del sueño, las compras compulsivas, depresión o los trastornos de ansiedad

Una asociación frecuente que a veces suele ser silenciosa es cuando aparece un paciente con trastorno límite de la personalidad y trastorno por déficit de atención comórbido. El proceso de desregulación emocional compartido y la impulsividad, a veces hace que uno sólo haga el diagnóstico de la disfunción de la personalidad.

Otras veces el motivo de consulta ya es algo estresante para el paciente. Inicia la entrevista y pude decirnos: `esperá que estoy todo mezclado, esperá que me ordene`, y esto que relata el paciente en el minuto 1 es una gran pista para investigar el trastorno. Las dificultades para pensar y ordenar las ideas es un buen puntapié.

Algo que puede llamarnos bastante la atención, no sé si lo habrán visto, es que algunos pacientes quedan como quietos, en silencio, fijos, por unos segundos, pareciendo tener verdaderas ausencias casi idénticas a las ausencias epilépticas. Pero …. Cuando les preguntamos qué les pasó o si pasó algo (como para saber que está pasando realmente), responden que están tratando de organizar sus ideas, su cabeza.

Para finalizar, y haciendo un breve resumen, el TDAH puede a veces presentarse claramente en el motivo de consulta, pero generalmente se va a esconder detrás de otros trastornos. Por eso siempre hay que preguntar un poco más y no suponer o dar por sentado, ya que hay diagnósticos que comparten los mismos procesos y hay que entender bien su función.

El trastorno por déficit de atención puede aparecer en la consulta de un trastorno del sueño o de un trastorno de ansiedad, cuando el paciente consulta por problemas laborales, dificultades académicas, de pareja, por trauma o trastornos de ánimo (unipolares o bipolares).

Se puede camuflar entre las adicciones con o sin sustancias, trastornos alimentarios, compras compulsivas. Se puede presentar en la consulta de alguien con desregulación emocional (ya que es uno de sus componentes centrales).

Puede aparecer además culpa, vergüenza, enojo y miedo. Puede también aparecer preocupación excesiva (muy frecuentemente), miedo a la crítica, al rechazo y a la burla.

Suelen aparecer altos niveles de evitación emocional, aumentando los procesos de rumiación y preocupación. A nivel conductual vemos un amplio abanico de mecanismos de evitación.

El TDAH no se presenta en todos de la misma forma ni con el mismo grado de severidad. Hay pacientes donde es casi imperceptible. Su manifestación es bien heterogénea. Esta heterogeneidad mucho tendrá que ver con los rasgos de personalidad que cada persona tenga.

La idea de este artículo es aumentar la conciencia en la detección. Para esto debemos poder encontrar y escuchar las pistas que nos dan los pacientes…

Y además animarnos a preguntar … Porque el TDAH puede estar ahí ….. Escondido

Related Articles

Related

Los estereotipos de género como reglas verbales que gobiernan nuestras conductas

Las representaciones culturales (entre ellas las de género) son un conjunto de ideas, creencias y significados empleados por la sociedad para estructurar y organizar la realidad. Estas se transmiten a todos sus miembros a través de diversos mecanismos socioculturales. El género es una representación cultural, que contiene ideas, prejuicios, valores, interpretaciones, normas, deberes, mandatos y prohibiciones sobre la vida de las mujeres y de los hombres.

read more